viernes, 18 de mayo de 2018

Love Yourself: Tear

Ya está aquí la pesada de BTS :D
Pero realmente no lo pondría aquí si no quisiera que más gente lo viera y (quizás) lo apreciara.

Hoy BTS ha publicado su nuevo CD, esta vez un álbum completo de 11 canciones, y que continúa con la historia que empezó en Love Yourself: Her. Ese era mucho más happy y romántico, pues habla de un amor como "made in Heaven", que "this is not a coincidence", etc. En cambio, en este nuevo CD se da un giro argumental y se habla de Fake Love (el single). Resulta que un amor tan perfecto era hasta artificial, y se reflexiona sobre lo que se siente al ver que algo no era lo que uno esperaba.

El perderse a uno mismo por "ganar" al otro. 

¡Es muy curioso ver el contraste! Ya para empezar mirad la diferencia en el diseño de los 2 CD:

El de ahora es como la versión oscura, con las flores marchitas
Por cierto, cuando se abrió la preventa, no desvelaron NADA del CD (y eso que siempre sacan más de una versión). Es decir, si lo querías, tenías que escoger una de las 4 versiones (Y, O, U y R) sin saber qué fotos vienen en cada una (básicamente esa es la diferencia, las canciones son las mismas).
Yo aún no lo he comprado, pero lo haré más adelante~ Quería asegurarme antes de comprar a ciegas, no soy de ir a la virulé con el dinero jej.

A pesar de que, excepto en mis años adolescentes, siempre he sido de conceptos más bien optimistas y con letras que animan a seguir adelante, este CD me ha sorprendido gratamente. Acabo de escucharlo entero en Spotify y puedo decir que ha superado al anterior. Se nota como mucho más completo (y además colaboran con muchos productores y artistas occidentales, lo cual le da un vibe muy moderno y distinto a sus canciones). 

Si no lo habíais visto, dejo primero el videoclip del CD anterior, con la canción DNA (¡activad los subtítulos!):


Una vez lo hayáis visto, ahora mirad el single de Fake Love que ha salido hoy. ¡Veréis qué cambio! (Y hay escenas que parecen como la versión "oscura" de DNA, con ropa hasta parecida). ¡Activad los subtítulos! Se entenderá la progresión de la historia.


Me encanta que últimamente los videoclips sean tan artísticos, en serio. La primera vez que lo he visto me he quedado embobada y casi ni daba a basto con tantos planos bonitos.


He de decir que cuando supe que este comeback iba a ser como más "oscuro" me dio miedo. Porque me gusta que las canciones me inspiren y motiven, y porque empatizo demasiado con los personajes que interpretan xD Me da cosa verlos sufrir. Pero aquí es más que nada una expresión de sentimientos, de hablar de ellos y no cerrarse, como cuando lo estás pasando mal y necesitas contar cómo te está afectando. También es necesario, la verdad, no siempre hay temporadas alegres en la vida.

Y me encanta que lo expresen de formas tan poéticas.

I wish love was perfect as love itself
I wish all my weaknesses could be hidden
I grew a flower that can’t be bloomed in a dream that can’t come true

Love you so bad, love you so bad
Mold a pretty lie for you
Love it’s so mad, love it’s so mad
Try to erase myself and make me your doll

Mirad este plano omg

¡En fin!
Si os apetece escuchar las canciones y juzgar por vosotros mismos, os dejo el enlace al CD completo en Spotify ^^ ¡Vale mucho la pena!
Recuerdo que la primera canción del CD es el solo de V, Singularity, del que hablé hace un par de posts. 
Os animo a darle una oportunidad, a mí me ha encantado 😍
Hay un par de canciones que para mí son más pasables, como Airplane pt.2, o So What, ¡pero eso va a gustos! Y una de ellas vuelve a contar con la participación de Steve Aoki, lo que no me esperaba para nada es que fuera tranquila 'o'

Dejo aquí la lista de canciones:



¡Ya me diréis si las escucháis y cuál/es os gustan más! ^^
A mí me han gustado especialmente Fake Love, The Truth Untold, Paradise, Love Maze y Magic Shop.


Quizás más adelante cuando vea mejor las letras comento alguna en concreto, quién sabe :)

¡Gracias por la visita!

viernes, 11 de mayo de 2018

Polvos matificantes: el toque maestro

Hoy quería compartir los beneficios de los maravillosos polvos matificantes ^_^ (también conocidos como polvos compactos).


La verdad es que, a pesar de que llevaba muchos años viéndolos en las rutinas de maquillaje de mis gurús de belleza favoritas, hasta que no he tenido unos cuantos ahorros no he decidido dar el paso y añadirlo a mi colección de maquillaje (prefería priorizar otros productos, normalmente de cuidado facial).

La primera vez que utilicé uno fue hace exactamente un año (bueno, de hecho fue en febrero). Coincidió con la semana en la que nos dijeron de hacernos la foto para la orla, ya que nos graduábamos en unos meses. Pensé que era un buen momento para probar los polvos compactos, ya que principalmente disimulan los brillos que salen por la cara. Así no saldría "deslumbrante" por razones erróneas en una foto que se guarda de por vida xD Encima mi hermana me había dicho justo unos días antes "Patri, se te ve la cara superbrillante...". SOS, EMERGENCIA.

La cuestión es que, como suele ser habitual, me pilló el toro y no me dio tiempo a pedir uno por Internet, así que decidí ir personalmente a una de las tiendas coreanas de Barcelona (más exactamente, Miin Cosmetics). He de decir que ya no voy tanto porque los precios me parecen bastante caros... Pero para apaños urgentes va de perlas.
Fui un poco a la aventura porque tampoco tenía claro cuáles tendrían y tenía varios fichados en mi wishlist personal. Lo único que tenía claro es que quería uno que viniera con el algodón para aplicarlos, ya que si no tenía que comprar una brocha aparte.

Finalmente di con uno que llevaba tiempo queriendo probar:

From: tinfinityandbeyond.wordpress.com

From: marikowskaya.com
Aunque no es de los más nuevos (suele ser de los primeros productos que se conocen por su adorable diseño), quise probarlo porque hasta ahora todas las opiniones que había visto eran buenas.

Hay dos tonos (aunque son muy similares), pero tened en cuenta que los tonos claros en Corea suelen ser más claros que los de aquí, lo cual puede hacer que nos veamos la piel hasta demasiado blanca. A pesar de que la mía es muy clarita (de hecho apenas me coge el sol en verano), decidí optar por el tono más natural (diría que el 02) y gracias a Dios acerté.

La verdad es que si había alargado tanto el comprar polvos compactos es porque pensaba que con la BB cream ya bastaba, pues por sí sola ya hace un poco de efecto unificador. Aun así, si se tiene una piel grasa o mixta/grasa, al cabo de unas horas aparecen unos brillos muy molestos... Por eso estos polvos son lo mejor, porque es como que "sellan" la base creada por la BB cream y dejan un tono más mate y suavizado. Además, ocultan bastante los poros~ Es un poco como el efecto belleza del móvil, jaja.

Os dejo un ejemplo de una chica que me gustaría citar adecuadamente, pero no encuentro su blog :( En fin, para que veáis la diferencia al aplicar el Cat's Wink.
From Ms rhea blog
Como podéis observar, la piel se ve mucho más unificada y suave, apenas se notan los poros y los brillos desaparecen. ¡Es ideal!

En navidad pedí otro de otra marca que me gusta (Innisfree) y que tenía en mi wishlist. Aunque alguna vez suelta los he probado, ¡sorprendentemente creo que me gustan más los del gatito! Quizás porque el algodón es más grande y aplica más cantidad (?) Además, no cubre tanto, es más ligerito. Igualmente lo probaré más cuando se me gaste del todo el gatito, que después de un año le queda poco (aunque está durando mucho, ¡es genial!).

Este es el de Innisfree:


Quise probarlo porque precisamente es conocido por tratar el sebo, el cual hace que salgan esos brillos tan molestos. Hay otra versión más chiquitita y que se aplica en un algodón pero como polvos de talco, así que preferí este modelo porque ofrece una mayor comodidad.




¡Poco más que añadir!
Aquí os dejo un par de polvos compactos que me gustaría probar :) Me llaman especialmente la atención los que incluyen protección solar, que es algo que hay que ir reaplicando a lo largo del día y cuesta si se lleva más maquillaje. Piel mate y con protección renovada. ¡Es un 2 x 1!


Sin protección solar
Con protección solar

Con protección solar


Hay muchas marcas de polvos compactos con protección solar, ¡así que seguiré investigando!

¿Y vosotros? ¿Soléis usar polvos compactos? ¿Cuáles? :)
Si aún no lo habéis hecho, os recomiendo mucho probarlos. ¡Dan el toque maestro!

¡Gracias por la visita!

lunes, 7 de mayo de 2018

Singularity

A sound of something breaking
I awake from sleep
A sound full of unfamiliarity
Try to cover my ears but can’t go to sleep

The pain in my throat gets worse
Try to cover it
I don’t have a voice
Today I hear that sound again


It’s ringing again, that sound
A crack again on this frozen lake
I dumped myself into the lake
I buried my voice for you
Over the winter lake I was thrown


A thick ice has formed
In the dream I shortly went into
My agonizing phantom pain is still the same
Have I lost myself

Or have I gained you
I suddenly run to the lake
There’s my face in it
Please don’t say anything


Reach my hand out to cover the mouth
But in the end, spring will come someday
The ice will melt and flow away
Tell me if my voice isn’t real


If I shouldn’t have thrown myself away
Tell me if even this pain isn’t real
What I was supposed to do back then





Normalmente me gustan las canciones con una letra más optimista, la época oscurilla la dejé archivada en mis años de adolescencia.
Pero he de reconocer que las canciones de BTS son something else.
Hacen sentir. 
Aunque las letras se conocen una vez se traducen y pueden perder poeticidad, sigues notando que estás leyendo algo profundo. Y si además esas letras van acompañadas de un videoclip, todo en conjunto parece un cuadro en movimiento.

Siempre me interesó el kpop porque siempre me gustaron las buenas coreografías y el pop pegadizo. 
Pero lo que me ha enganchado de BTS es algo que no esperaba encontrar en el kpop: historias. No solo las que duran un videoclip, sino unas que abarcan varios CDs. Letras que además exploran lo más profundo del ser humano y que las escriben nada menos que ellos mismos. 
Poco a poco han ido creando un concepto de música mezclado con historias que se entrelazan y que se van descifrando con el paso de los videoclips (donde hay pistas escondidas). Es muy curioso~
Y encima decoradas con videoclips artísticos.

No es un grupo que pueda gustarle a todo el mundo, pero si te paras a investigar más sobre ellos... te quedas queriendo saber más. En el 90% de los casos, al menos. 
Seas como seas, vengas de donde vengas.

Van a dar que hablar. 
De hecho ya han empezado.

A ver hasta dónde llegan con sus alas ya desplegadas.

Wings are made to fly

Can't keep up with keeping up

En inglés, la expresión o phrasal verb "to keep up (with something or someone)" significa "estar al día" o "seguir el ritmo" de algo. 

Fuente: Wordreference
Me gusta porque, aunque normalmente es una lengua que toma prestadas palabras de otras y que abusa de palabras polisémicas, a veces da en el clavo con una expresión. Es como que define al 100% lo que implica algo, como esas palabras o expresiones intraducibles de otros idiomas que al final tienen que parafrasearse. Ejemplo: 

(n) literalmente "bañarse en el bosque", visitarlo para relajarse y mejorar nuestra salud.
Me gusta mucho porque básicamente resume una experiencia en dos palabras, es maravilloso (por cierto, aunque su origen es japonés, en el primer lugar en el que he pensado al leer su definición es en Galicia. Pasear por sus bosques es realmente una experiencia curativa, y doy gracias a mi querida amiga Raquel por haberme regalado tantos momentos así el verano de 2016 💕).

Volviendo a la expresión en inglés, últimamente la he "sentido" muy cercana a mí. No solo porque en Internet suelo consumir contenido en ese idioma y estoy bastante familiarizada (aunque no siempre sepa expresarme del todo bien por escrito), sino porque desde hace un tiempo noto como que me cuesta seguir el ritmo. Así, en general. Y aunque al principio me agobiaba mucho pensar "ay, si no miro Twitter el tiempo suficiente seguro que me pierdo algo importante", he recordado que... había vida antes de Twitter. Bueno, de Twitter y de todas las redes sociales en general.
A pesar de que nunca abusé de las redes sociales (para chatear), ya que gasté toda la energía durante la época del MSN messenger, últimamente he notado que volvía a estar muy pendiente de lo que pasa en Internet. Demasiado. 
Sé que se me puede excusar diciendo que hoy en día es prácticamente imposible evitar Internet porque el mundo real y virtual se han fusionado y ambos son parte de la misma realidad, pero eso no significa que tengamos que dejarnos arrastrar sin pensar. Hemos llegado a un punto en el que nos sentimos desinformados si no sabemos que pasa algo un día, o incluso si nos enteramos tan solo una hora después del suceso. Parece como que hemos ido colocando la etiqueta de 'efímero' a todo momento presente, y estamos tan obsesionados con no perdérnoslo que tenemos que confirmarlo por escrito o foto a través de las redes. Si hay un eclipse, corred y sacad las cámaras para colgarlo cuanto antes en Twitter o Instagram (y si es posible, en los Insta stories, que son más inmediatos y ellos mismos se borran cuando han pasado sus 24 horas de vida). ¿No da cierta cosa pensar que ahí se ponen instantes que damos por hecho que a las 24 horas se vuelven irrelevantes? Lo peor es que nos ha terminado dando igual. "Lo pongo ahora porque ahora estoy comiendo en este restaurante. Mañana ya no importará porque será del ayer." Es como que nosotros mismos nos autocolocamos fechas de caducidad, y las fotos se han convertido en simplemente una excusa para dar placer visual a los seguidores y de paso colar un pie de foto "pseudoprofundo" o que sutilmente expresa lo que estamos sintiendo. Creo que sin querer le hemos quitado valor a las fotos, porque ya no solo se ven como un recuerdo de un momento concreto, sino que parece que pretenden reafirmarnos ante los demás, que simplemente nos vean (y a ser posible, que nos den un like).

Personalmente, aunque no tenga mucho conocimiento profesional sobre el tema, siempre me ha gustado la fotografía. 

V, de BTS, cuando se compró su nueva cámara. ¡Me encanta su estilo clásico!
Me gusta porque con una imagen no solo puedes capturar un paisaje en concreto, sino que según cómo enfoques y qué ángulo cojas hace que se vea especialmente bonito (y ahora con los filtros, más si cabe). Me gusta porque puede convertir un momento bonito en eterno. Mañana pertenecerá al ayer, pero seguirá viéndose como en el presente de aquel momento, es algo que me parece increíble. Es como que te ayuda a no olvidar ningún detalle de esa escena en concreto. 
Quizás me gusta porque en cierto modo me da miedo olvidar cosas que me hacen feliz, aunque sea simplemente observar algo bonito.
Hemos creado una necesidad que no existía. O un miedo, mejor dicho. El miedo a no llegar a tiempo, a ser los últimos en enterarnos de algo y que encima quedemos en evidencia delante de los demás. Ya no sacamos fotos o vídeos para acordarnos de algo bonito y luego volver a verlo con nuestros allegados, sino que lo hacemos para encajar, para ir confirmando (tanto a los demás como a nosotros mismos) que estamos al día de lo que se supone que todos tendríamos que hacer y saber. "Vale, vas bien, has hecho esto. Tarea tachada de la lista". Y si encima además un día hacemos algo que nos hace sentir más "especiales" que el resto, mejor. "Estoy leyendo a Proust, voy a poner una foto para que se vea que me gustan más cosas más allá de lo que a todos nos interesa."
Todo está condicionado por miradas ajenas.

V, en el videoclip Singularity
Al principio me hacía facepalms cada dos por tres cuando veía sobre todo a adolescentes ser tan esclavos de sus smartphones y redes sociales en general, pero al final hasta yo misma he he ido asimilando ciertos comportamientos por verlos día tras día en mis redes sociales. Pensaba que "lo tenía controlado, que yo ya era mayor para según qué cosas y que no me afectaría". Pero poco a poco esa falsa ilusión de control es precisamente la que te hace caer en lo que pensabas que dominabas. 
Como una droga. 
Muchos testimonios de exdrogadictos, de hecho, coinciden en lo siguiente: "No fue la sustancia en sí lo que me hizo engancharme, sino la falsa creencia de que era yo quien la dominaba. El juego de ver quién domina a quién, que al principio parece muy evidente y sencillo".

Esa actitud es peligrosa. Y se da en cualquier ámbito, así que hay que tener cuidado. Podemos incluso engancharnos a ciertas actitudes tóxicas y luego no saber deshacernos de ellas. Un ejemplo: quizás algo tan involuntario como toparse con polémicas en Twitter al final nos crea esa necesidad de ver cómo avanza el tema y otros nuevos que puedan haber, aunque no nos incumban y solo nos pongan de mal humor. Sin darnos cuenta, vamos creando una actitud de juicio hacia los demás aunque no les conozcamos y al final hasta creemos tener el derecho a opinar al respecto. Se deforma nuestra forma de ser, se afea y ni siquiera nos damos cuenta porque muchos otros usuarios hacen lo mismo, lo cual nos hace pensar que es "lo normal".
No lo es.
Lo normal tendría que ser autofrenarse, saber decir "esto no va conmigo" o "esto no me hace bien". En la vida real lo hacemos más, ¿verdad? Cuando alguien tiene una forma de ser que nos parece negativa terminamos alejándonos porque nos "salpica" su negatividad. 

Es curioso, pero lo que antes se hacía de forma natural y casi inconsciente ahora lo tenemos que hacer manualmente. Y es incómodo, la verdad. Como cuando te gradúas y dejas de ver a compañeros de clase que de por sí tampoco tratabas mucho pero tienes en tu Facebook porque hicisteis un trabajo en grupo. No sé vosotros, pero una vez terminada esa etapa, no me apetece seguir recibiendo contenido suyo si de por sí esa persona no me importa. Ya no porque me caiga mal, sino por respeto. ¿Por qué debería enterarme de lo que hace en verano si no hablamos nunca? ¿Por qué tengo que saber si ha empezado a salir con alguien o si viaja a Tailandia?
Toca "hacer limpieza". Aunque no sea gente molesta y que en realidad "sean majos", si tampoco hay trato creo que no tiene sentido mantenerlos en tus círculos de tus redes sociales. Es como que ponemos al mismo nivel de amistad a nuestro mejor amigo y al profesor enrollado de la universidad que nos agregó a Facebook. Me parece algo muy forzado...

Es incómodo, pero Internet en cierto punto obliga a quitar a gente de tu vida de forma manual, sin que haya la "excusa" de no verse por trabajar en sitios distintos. Al contrario que muchos avances, algo automático se ha convertido en manual. ¡Y hay gente que se lo toma hasta de forma personal!
¿Me has bloqueado en Twitter?
¿Me quitaste de Facebook?
¿Cuándo me dejaste de seguir en Instagram?
Y sin embargo no preguntan: "¿Cómo te va la vida? ¿Tú estás bien?"
No les importa. Solo les importa si subes fotos bonitas.
Luego si un artista famoso se suicida, se sorprenden porque "¡se le veía muy feliz en sus fotos!"


Pero bueno, ese no es el tema~
Volviendo a la expresión inglesa to keep up with something... Confieso que he llegado a la conclusión de que I can't keep up with life, sometimes.

Antes Internet era un lugar para apartarse de la realidad, ahora Internet es donde se encuentra la realidad. Y a los que tenemos una forma de ser introvertida, creo que nos hace falta reencontrar un espacio seguro y que tenemos que asumir que no se puede seguir utilizando Internet como hace años. Yo misma tengo un Twitter secundario y me va bien porque me dejo llevar, pero incluso había llegado un punto que no hacía filtro e incluso estaba demasiado pendiente de las novedades que me interesaban (ahora mismo, BTS, los cuales no dejan de sacar contenido).

Tenemos que reducir la velocidad, dejar de intentar ir a la misma que los demás. Porque nosotros nunca fuimos al mismo ritmo. Nosotros amamos la quietud, los momentos de silencio, los períodos de tiempo en pausa y contemplación. ¿Por qué forzarnos a seguir algo que va en contra de quién somos?
No quiero decir que nos apartemos del todo, pero que sí aprendamos a racionarnos y adaptar Internet a nuestras necesidades, no al revés. No forzarnos y quemarnos. No somos menos válidos por enterarnos antes o después de algo, por ver una película o leer un libro años después de su estreno. 
Regalémonos momentos de calma, de estar apartados del mundo virtual (que ahora es el "real"). No pensemos en plasmarlo todo al momento por miedo a olvidar, dejemos que sean nuestros ojos los que almacenen esos momentos. Y si hacemos fotos, que sean porque nos gusta lo que vemos, no para demostrar dónde estamos. A veces, los mejores momentos solo quedan entre tú y otra persona, o incluso en secreto contigo mismo.


Estas semanas he tenido que reaprender a valorar el alejarme un rato del mundo. El ver normal que no siempre alguien dé señales de vida. El no angustiarme pensando en si seré capaz de capturar con mi cámara todas las experiencias que vaya viviendo.
He tenido que volver a aprender a aflojar la velocidad y a no volver a caer en el "llego tarde". Siempre lo he pensado, como cuando miro mi lista de libros, series o videojuegos pendientes, pero Internet me lo ha intensificado aún más. Y si encima lo mezclas con tener 25 años y haberte graduado hace poco, más presión. Démonos un respiro~

Hoy he decidido volver a ponerme el móvil con sonido, pero he desactivado todas las notificaciones (excepto Whatsapp y Gmail, que son más urgentes por trabajo o por familia). He decidido que dejaré sonido por si alguien llama al teléfono, porque suele ser por una urgencia, pero no por las notificaciones. Las he bloqueado y solo las veré si entro yo misma a la app en sí. 
Aunque en 2014 decidí silenciar para siempre el móvil y me fue bien, como ahora la led parpadea incluso aunque esté en silencio, había vuelto a caer en el exceso de estar pendiente. Iba hasta por la calle mirando el móvil a cada minuto por si la luz parpadeaba (y muchas veces eran notificaciones irrelevantes, como "x persona que no sigues ha twitteado esto y muchos le han dado like"). Me notaba más agitada porque el estar pendiente me acaba poniendo nerviosa. Apuesto lo que sea que incluso influyó en lo de que me cueste más coger el sueño por las noches.
Lo bueno es que nunca es tarde para parar y tomar medidas~ 

A partir de ahora iré con más calma, todo puede esperar.


Os animo a recrearos en los momentos presentes y disfrutarlos a través de vuestros ojos, no siempre de una pantalla ^^

Gracias por la visita


martes, 17 de abril de 2018

Nueva etapa

He decidido marcarme un Miyazaki y volver cuando había dicho que me iba para siempre :D (soy lo más débil del mundo jajaja).

Miyazaki: yo.
Lectores: el que lo mira con cara de "ya estamos...

No, ahora en serio. No es un April Fool's, realmente vuelvo. Solo un par de días después de decir que me iba y ya echaba de menos esto (aunque no actualice mucho, siempre lo tengo en mente cuando termino de leer algún libro que me ha gustado, una película, serie, o incluso cuando he terminado un producto que me ha encantado). He comprobado que escribir es algo que realmente necesito, y este rinconcito se ha convertido en mi lugar favorito para hacerlo :) 

Últimamente acabo muy saturada con las redes sociales, como ya dije me parece como una extensión del mundo real donde todos tus conocidos te tienen localizado. Echo de menos el Internet anónimo, donde podías ser tú mismo sin que nadie te juzgara en base a la persona que eres en carne y hueso. Y aunque este blog lo visitan personas que me conocen en la vida real, son personas cercanas para mí, así que no me molesta~ Al contrario, aprecio mucho que me visitéis por aquí ^^

Dicho esto, también informo de que voy a ir retocando un poco más esto, ya que (como nos pasa a los humanos), hay cosas de mi pasado con las que ya no me identifico, por lo tanto hay posts que iré borrando. Ya que en Internet el pasado queda plasmado para siempre, aunque uno cambie y evolucione, somos nosotros los que tenemos que ir haciendo limpieza manualmente. En su día también tuve que hacerlo borrando Fotolog. Sería injusto que gente lo buscara y te juzgara por cosas que dijiste con 10 años menos, ¿verdad? 
Todos cambiamos.
Y este blog no es menos. Pero en vez de borrarlo, lo que haré será moldelarlo progresivamente :) Así como el diseño. Quizás un día de repente he cambiado el tipo de letra o los colores, who knows, jaja.

He decidido que a partir de ahora también usaré etiquetas en los posts, así que si os interesa un apartado en concreto simplemente tenéis que buscar la palabra clave en el apartado "Eiquetas" de la derecha, y ya está~

En cuanto al contenido, como siempre serán cosas que me apetezcan compartir en ese momento. Habrá temporadas que vea muchas series y quizás subo ese tipo de contenido más a menudo, o quizás en un mes me da por leer mucho. Ni yo misma lo sé, pero prefiero dejar que sea así :) Sin presión.


En general, lo que podréis encontrar por aquí (por si no hace mucho que estáis), es:
  • Reseñas de series, películas, libros o videojuegos.
  • Opiniones personales sobre temas de actualidad.
  • Compartir música que me guste.
  • Recomendar productos que me han gustado.
  • Reseñas de productos de belleza.
  • Hablar de idiomas y de sus peculiaridades.
  • Viajes (¡se acerca uno muy emocionante!)
  • Reflexiones personales.
¡Ah! A veces me pasa que hay pensamientos que me sale escribirlos en inglés, así que no descarto que aparezca algún post en ese idioma alguna vez aleatoria. 
Es curioso, ¿verdad? Cuando hablas idiomas diferentes, te sale mejor expresar según que cosas en uno u otro ^^ Igual que cuando leo haikus. Si los leo en japonés me suena más bonito que si los veo traducidos(?) Porque notas la mentalidad y tono propios del idioma de origen.

¡En fin! Ya nos iremos viendo por aquí ^^
Recuerdo que podéis dejar vuestro mail para que Blogger os avise automáticamente cuando suba un post, ya que no será algo fijo (está en el lado derecho de la página, si lo estáis viendo desde el móvil, id abajo del todo y haced click en "Ver versión web" para que se vean todos los widgets).

¡Muchas gracias por leer y por la paciencia!

Nos vemos por aquí

ただいま


domingo, 4 de febrero de 2018

Sonreír

Está infravalorado.
No es fácil. No es algo característico. No está ahí "por defecto" y porque "tú eres así y te sale".
Normalmente no es así. Como todo, para llegar a un estado de calidad ha tenido que pasar por un periodo de entrenamiento, de acostumbrar al cuerpo a ello. 
Y a la mente. La parte más difícil. 

Recuerdo que cuando era adolescente solía costarme estar a gusto conmigo misma. Solía tener los ánimos funcionando en modo ahorro, porque el día a día hay que pasarlo igual, estés mejor o peor. Solía escuchar lo de "mírate al espejo, sonríe y verás como acabas convenciendo a tu cuerpo de que no estás triste. O al menos de que no quieres estarlo."
Vaya una tontería, pensaba. ¿Cómo voy a creerme mi propio engaño? 

En realidad el truco funciona, lo único que está mal formulado. Ojalá lo hubiera descubierto antes.

No es que "engañes a tu cuerpo" y pongas una sonrisa falsa para convencerte de que estás bien. Es retarte, es hacer el esfuerzo de poner un gesto de victoria a pesar de que tu cuerpo te empuja a hacer lo contrario. Es intentar imaginarte habiendo salido de ese problema y sintiéndote satisfecho. Es decirle a tu mente "este es el primer paso, el más pequeño, pero es el que hará que las cosas empiecen a moverse, y por lo tanto, a cambiar". 

Por eso me molesta cuando le quitan importancia a una sonrisa. Me molesta cuando piensan que todo va bien porque "siempre estás sonriendo", y también me molesta que cuando haces el esfuerzo (porque lo es) de devolver una sonrisa A PESAR de que alguien ha sido hiriente contigo, lo vean como algo que escuece. "Lo haces para darme rabia" (cuando no estás bromeando, obviamente).
Es hasta ofensivo.

Adquirir la capacidad de sonreír a pesar de todo, especialmente si no eres alguien que tenga facilidad al comunicarse con los demás, lleva MUCHO trabajo detrás. No es algo automático, no es un "gen" que viene dado desde el nacimiento o por arte de magia. Sonreír de forma sincera, estando por encima de los malos sentimientos que puedan haber, es MUY difícil.
Pero es muy necesario. Tanto para quien sonríe como para quien lo recibe. Es un gesto que da a entender "no te preocupes, te acepto tal como eres", "valoro tu presencia", o incluso "ahora mismo no me encuentro en mi mejor momento, pero priorizo que tú estés a gusto y lo hago de corazón".

Sonreír de forma sincera, con esfuerzo y entrenamiento, es tan terapéutico que hace que en el momento de hacer el gesto te olvides de lo malo que puedas estar sintiendo. Es una especie de presa de agua que contiene un lago de lágrimas a salvo. Al principio es más para no derramarlas delante de los demás, pero poco a poco, esa sonrisa puede hasta terminar secando toda la tristeza contenida. Porque sí, el cuerpo se entrena, la costumbre cala hasta en estos ámbitos. Acostumbrando la mente puedes terminar siendo capaz de controlar tu tristeza, lo cual es muy necesario. 
Al principio cuesta un poco, hasta es incómodo, pero se trata de dejarse llevar. Poco a poco sale solo~


Y con esto no estoy diciendo que tengamos que bloquear la tristeza, ¡en absoluto! Hay que reconocer lo que sentimos en ciertos momentos, sea bueno o malo, expresarlo y luego ya borrar los malos sentimientos una vez aclarados, para no cargar con ellos más tiempo del necesario. Es bueno sentir, pero también hay que aprender a controlar todos aquellos pensamientos y sentimientos tóxicos que se aferran a nosotros y no hacen más que chuparnos sangre (además de dejar veneno por el camino). Porque sí, si nos descuidamos, el dolor puede desembocar en amargura. Tanto para nosotros como para los demás, y ninguno tiene la culpa.

Recuerdo que hace tiempo leí (aquí) que analizaron los componentes químicos de diferentes lágrimas. 
¿Lo curioso? Las que están provocadas por sentimientos más extremos tienen componentes químicos distintos. No me extrañaría que las de tristeza incluyeran una especie de componente tóxico.

Sea como sea, no estamos hechos para estar tristes. No somos más auténticos, más válidos ni más merecedores por el hecho de sufrir más. Estar triste nos mata, consume nuestro propio cuerpo. Querer alargarlo y querer conservar esa amargura solo nos perjudica a nosotros mismos, así que no tiene sentido.
Lo de "reír alarga la vida" tampoco creo que sea por casualidad ni por modas alternativas. Por poner un ejemplo, la risoterapia está más que reconocida y muchas veces es la solución definitiva.

No infravaloremos las sonrisas sinceras. No son tan difíciles de distinguir. Valoremos el esfuerzo de la otra persona, aunque ahora lo tenga como costumbre. Para llegar hasta ese punto ha tenido que trabajarlo y estar por encima de sus propios sentimientos.
Valoremos incluso las sonrisas que no se ven. Las que hoy en día pasan tan desapercibidas porque hablamos más por texto. Seamos capaz de verlas, no las desechemos así como así. 

No se si os pasa, pero según cómo me escriba alguien puedo imaginarme su cara el 99% de las veces, sobre todo si ya conozco a la otra persona en carne y hueso.

En definitiva, aunque sea por texto, si alguien se esfuerza por utilizar palabras que suscitan una sonrisa, valorémoslo. No cuesta nada. Quizás la otra persona ha hecho un esfuerzo titánico, pasando por encima de sus sentimientos de tristeza o desánimo, y sin embargo pasa desapercibido, escondido entre líneas.

Sonriamos más a menudo, hagamos feliz a nuestro cuerpo y a nuestra mente. Es el primer paso que puede hacer que nuestro día a día cambie radicalmente. Pero también dejemos que los demás sonrían más, que no sientan que su esfuerzo es en vano. No demos por sentado que todo les va bien y que para ellos es más fácil "porque son así". Hay gente extrovertida que tiene más facilidad, es cierto, pero incluso ellos pueden refugiarse detrás de esa sonrisa. 
Y de hecho, la mayoría de las veces:


"La gente que está más triste es la que sonríe con más fuerza"

Eso sí, no quiere decir que quien sonríe mucho es alguien que finge y que en realidad está triste. Aunque es verdad que a veces una sonrisa oculta sentimientos tristes, normalmente las más radiantes son de personas que en el pasado han estado tristes, pero que ya lo han superado. Personas que se han esforzado para que su "yo" actual sea totalmente distinto, con una sonrisa tan clara que no deja que una tristeza tan grande se plantee volver.


Let's smile a lot this 2018 ^_^


domingo, 31 de diciembre de 2017

Últimos suspiros del 2017

Retomo esta tradición del blog, ya que por alguna razón o simplemente despiste el año pasado no lo hice y siempre va bien hacer una pequeña recapitulación de todo el año ^^ 

A pesar de que no es la primera vez que escribo algo así, es curioso, porque siempre me invade la misma sensación de... ¿sorpresa? al ir recordando todo lo que ha ido pasando durante el año. Supongo que es normal, mientras vives no eres del todo consciente, vas caminando casi de forma automática y no te das cuenta de lo que ha pasado hasta que te paras un momento y rebobinas (normalmente cuando estás a punto de dormirte).


Me invade una sensación de sorpresa, pero por otro lado... también de alivio, de "confirmación". ¿Ves? Al final has podido. Hasta aquí hemos llegado, y aquí seguimos, otro año más. Bien hecho.
Sí, me refiero a mí misma en plural, jaja. Sonará raro, pero si lo hago es porque, para mí, mi ser es como si estuviera dividido en varias partes que conviven las unas con las otras, partes muy diferenciadas pero que se complementan (aunque a veces discutan). Está la parte más racional, la seria, la que tiene en cuenta todos los factores antes de actuar; la despreocupada, muy risueña, alegre y que se deja llevar un poco sobre la marcha; la espiritual, guiada principalmente por mis creencias, pero también por mis corazonadas, ese "sexto sentido" que realmente existe y que se deja ver de vez en cuando. Este año, además, también podría añadir mi parte fangirl jajaja, pero eso mejor colocarlo dentro de la categoría de gustos personales. 

Como decía, es curioso porque también siento cierto alivio al terminar un año. Es como que la vida te reafirma que, por muchas dificultades que puedan haber, si tenemos predisposición para seguir adelante, tarde o temprano llegamos a la meta. O al menos escalamos un poco más alto del hoyo donde estábamos, ¡todo son logros a tener en cuenta! Espero que tanto yo como tú, que estás ahora leyendo (gracias ❤), los tengamos presentes a lo largo de este año que empezará en unas horas. 




2017 para mí ha sido un año... durillo, jaja. Es algo que he ido reflexionando estos últimos meses. 
A pesar de que con el paso de los años he aprendido a tener una actitud más bien carefree y a prestar atención a los detalles que me hacen sentir bien, mi lado más profundo y "comecocos" sigue ahí y a veces también ha tenido sus momentos de protagonismo, el muy egocéntrico xD
Tú junta los ingredientes siguientes y tendrás la bomba definitiva:

- Personalidad insegura
- Último año de carrera
- Prácticas en una empresa de traducción
- Trabajo de Fin de Grado
- Preocupación por el futuro
- Querer trabajar (y no poder) para un máster + viajes deseados de hace años
- Pequeños problemas personales

Por suerte, con mis dotes de "bricomanía mental" que siempre me hace salir del paso (aunque sea cutremente), para seguir viva y encima evitar que mi carácter no se viera afectado por el borderío, se me ocurrió añadirle a todos esos ingredientes 3 cosas más, las cuales fueron clave:

Azúcar, especias (o saltiness lmao) y muchas cosas bonitas
Azúcar para no perder la amabilidad con los demás (y conmigo misma, aunque eso no era tan grave), especias para también saber decir las cosas claras en momentos concretos (aunque admito que alguna vez le eché de más, lol) y muchas, MUCHAS cosas bonitas para mantenerme "sana", para no volverme loca con tanta cosa y disfrutar de lo que me gustan y me hace feliz. ¡Lo importante que son nuestros hobbys y gustos personales para mantenernos con ánimo!

No creé a una Supernena (o Chica Superpoderosa, depende de dónde veas la serie), pero la verdad es que, como todas mis soluciones para salir del paso, me ayudó con un aprobado justillo a sobrellevar mejor el año. ¡Algo es algo!

Mi favorita era Pétalo, la rosa

Con esto, un año más me ha vuelto a quedar claro que nuestra vida podremos controlarla hasta cierto punto. Podremos crear soluciones temporales para salir del paso, pero no son garantía de que vayan a arreglarnos todos los problemas que vengan. Habrá un momento que tendremos que decir: "Hasta aquí puedo hacer. Lo que tenga que pasar ahora ya no depende de mí". Cuesta admitirlo, nos da miedo soltar el timón unos instantes, ¡pero cuando lo haces se te quita un peso de encima! Hay tramos donde simplemente la corriente te lleva sola, no hace falta hacer fuerza. ¡Es peor, acabamos agotados inútilmente!
En mi caso, como he comentado más de una vez, el hecho de creer en Dios me ha ayudado mucho. Ha sido clave, diría. Porque si algo se reitera en la Biblia es en dejar todas nuestras preocupaciones en manos de Dios, y que además todo lo que pasa tiene un por qué. Podrá sonar cliché o pasota, pero no lo es, en absoluto. No se trata de quedarse de brazos cruzados y dejar que te caigan las cosas del cielo, por tu cara bonita. Se trata de seguir caminando, pero con fe. Con fe en que todo irá colocándose en su sitio tarde o temprano. 

Sin ir más lejos, precisamente una de las cosas que me ha hecho replantearme lo de que este 2017 ha sido "durillo", es pararme a pensar en todo lo que me ha venido cuando he dejado de preocuparme en exceso, cuando he dejado de ser yo la que agarraba el timón. He de admitir que tardé un poco en verlo, y eso que la corriente parecía que ya no sabía cómo hacerme entender que ese tramo no me correspondía a mí controlarlo. No sé por qué fui tan insistente. Quizás es por la misma inseguridad, por temer que todo se desmorone al mínimo despiste, pero el truco es precisamente dejar que todo fluya. Como cuando aprendes a ir en bici y de repente te deja de sujetar la espalda la persona que te ayudaba a no caerte. Ha sido una lección que sin duda me llevo de este año y que espero poner en práctica a lo largo del 2018. Y como decía, justo cuando me dejé llevar... ¡vino todo lo bueno!

A pesar de estar prácticamente todo el verano y meses antes de acabar la carrera echando currículums y apuntándome a ofertas, me dieron trabajo... ¡en el lugar al que contacté por error! Yo solo opté a puestos relacionados con la traducción y descarté totalmente dar clases de idiomas, porque en 2015 ya hice y quería algo diferente y más "de lo mío". Pero fui a la entrevista y me pareció todo muy profesional, con condiciones muy buenas (¡y encima en mi misma ciudad!). Dudé un poco porque siempre queda la duda de "¿y si me llaman de otro sitio más interesante?", pero después de meditarlo, sentí que debía aceptarlo. No hay que apostarlo todo a cosas inciertas (que por cierto, nunca llegaron. No me han llamado de ninguno de los sitios a los que contacté). Encima, con los ahorros decidí apuntarme a un máster online para seguir formándome. Y como dura 2 años, me es más fácil pagarlo porque se espacian más los pagos. 

Todo esto en apenas unas se-ma-nas, antes de empezar septiembre. ¡Yo NUNCA, en la vida lo habría planeado tan bien! Y menos en tan poco tiempo.

Esto no puede ser cosa del azar.

En absoluto.
Un año más, tener fe (aunque sea en el último momento y pequeñita) me ha demostrado que es lo mejor. Pase lo que pase.

Otra cosa que me ha alegrado mucho este año es todo lo relacionado con mis amistades. ¡He crecido tanto personalmente! Me gustaría darles las gracias a todos los que me han acompañado este año, porque de alguna forma u otra han contribuido a que crezca mucho. Ha habido momentos algo complicados, pero me ha parecido muy bonito cómo se ha ido solucionando todo y de forma natural ❤ Gracias por vuestra paciencia y sobre todo por vuestro afecto.


¡Y mi amiga de Malasia vino unos días a visitarme en verano! Fue una de las sorpresas más agradables que me llevé este año y que recordaré siempre ;u; 

A modo de recapitulación, me gustaría dejar una lista de pequeños logros que no querría olvidar y que han ocurrido este año:

- Me he graduado en Traducción e Interpretación 
- Aprobé el NOKEN (N5)
- Me pusieron un 9 en el TFG
- Ha mejorado la relación con mi hermano pequeño
- Por fin me he leído Orgullo y Prejuicio, además de ver la película y serie (BBC)
- He aprendido un poquito de coreano (leer el hangul, escribir y un poquito de gramática)
- Me he propuesto hacer EL viaje el año que viene (¡¡por fin!!)
- He dedicado tiempo a aprender bailes que me gustan 
- Me he teñido por primera vez (¡y me encanta!)
- Hemos adoptado un canario (¡ya tenía ganas de un pajarito!)
- He mantenido otro año más mi rutina facial diaria
- He ido a mi primera cena de empresa
- He hecho mis primeros encargos reales de traducción

¡Ah! Quienes seguís mi Instagram, Facebook o Twitter ya lo sabréis, pero en septiembre decidí investigar más a fondo sobre el famoso grupo BTS (porque me encantó su último single DNA) y... sin querer me he convertido en una fan. No sé si me gusta llamarme Army porque el fandom es un poco pesado a veces, pero bueno, he decidido centrarme en el grupo y no molestarme por cosas así. De hecho, si no los investigué antes fue precisamente porque me echaba para atrás toda la fama que tenían, pero oye... ¡bien merecida! Nunca digas "de este agua no beberé", jaja (cada año me pasa con algo, no falla).

Trozo de 'DNA'
Algo que me ha enganchado de ellos es su forma de hacer música. Su forma de transmitir mensajes que ayudan a los demás. Su empresa no es de las 3 más grandes de Corea del Sur, y precisamente por eso pueden tener más libertad a la hora de componer, con lo cual sus canciones suelen ser muy personales. En este último single, me ganaron totalmente porque el eslogan es nada menos que Love Yourself. Y encima dedican parte de las ganancias a una iniciativa que tienen con UNICEF, en contra de la violencia en niños y adolescentes, además de promover un futuro para todos los que viven con dificultad.
Así que... me hice con el CD, jaja.



Hay 4 versiones, cada una con una flor distinta (y fotos diferentes en el interior). No sé, me pareció un concepto muy bonito~ 
Y si digo la verdad, desde que profundicé más en este grupo me he sentido muy feliz. No solo porque disfrutas mucho (como cuando te da por algún grupo y fangirleas), sino porque he recibido mensajes positivos a través de su música y entrevistas con ellos. Me han aportado muchas cosas buenas~ ¡Y compartirlo con otras personas también es una experiencia muy bonita! 

Para no dejar una canción típica, pongo esta, que es una hidden track de este CD y que me encanta... Habla de sus humildes inicios como artistas, de las dificultades, pero de que se esforzaron mucho.





Ya para terminar, me gustaría dejar una serie de propósitos para el año 2018, porque siempre va bien ponerlos por escrito y porque quizás también podemos aportarnos ideas mutuamente :D 
Si quieres decirme alguno en los comentarios (¡o cualquier otra cosa!) estaré encantada de leerlo~ 


Propósitos: 
  • No perder la fe
  • No preocuparme tanto por las decisiones que toman los demás
  • Saber soltar a aquellos que están aprendiendo a ir en bicicleta (metafóricamente hablando)
  • Esforzarme en todo lo que haga y no conformarme 
  • Encontrar algún ejercicio/deporte que me guste y practicarlo varios días a la semana
  • Comer más variado 
  • Aprender a cocinar más cosas
  • Seguir estudiando japonés
  • Aprender un poquito más de coreano
  • No preocuparme tanto por el dinero y no sentirme culpable al darme algún capricho
  • Seguir estudiando más sobre mis creencias
  • Atreverme más 
  • Dar menos explicaciones, dejar que hablen los hechos
  • Levantarme feliz e irme a dormir agradecida
  • Abrir los brazos sin miedo, ser menos desconfiada
  • No esperar a que sean los demás los que me propongan vernos algún día
  • Cuidar de mí misma, no permitir que se pasen conmigo
  • Seguir tocando el piano
  • Dibujar más
  • Pintar algo de color (acuarelas, acrílico, etc)
  • Ser paciente y amable con mis padres
  • Pasar más ratos con mi abuela
  • Retomar anime que tengo a medias y ver nuevos 
  • Terminar los libros que tengo pendientes
  • Terminar los juegos que tengo pendientes
  • Hacerles saber a mis amigos y seres queridos lo mucho que me importan, no solo en fechas señaladas

Y creo que nada más~
Ahora voy a pasar un rato con mi familia :) 
¡Espero que hoy tengas una buena noche! Ya sea a solas, con alguien especial, en familia o con amigos. Pásalo como mejor te apetezca~

¡Y nos vemos el año que viene!
Muchas gracias por leer, de verdad. Lo agradezco mucho 
¡La verdad es que tengo ganas de ver lo que nos trae este 2018! ^^ ¡Vamos a darlo todo! Y cuidemos de nosotros mismos~

En honor al nuevo anime de Card Captor Sakura (¡qué ganas!)

domingo, 8 de octubre de 2017

25.

Pastel que compró mi mami
Otro 6 de octubre. Otro año más, y esta vez con una cifra "redonda" o con cierto sentido de "importancia", parece mentira...
El 2 hace unos años que ya no me da miedo (aunque tardé un poco, jaja), pero justo cuando había conseguido acostumbrarme, va y llega el 5. Ese número que marca la mitad, el que está "igual de lejos que el número anterior y que el siguiente". El "limbo numeril", jaja. Un limbo, una pausa, una sala de espera... pero que no dura para siempre. Y, para qué mentir, pensarlo da un poco de respeto...

Recuerdo cuando escribí una entrada parecida en este blog al cumplir 20 años. Recuerdo la sensación de "no estar preparada" para tal cifra, de sentir que me había faltado tiempo para acabar de asimilarlo. Como cuando vas a un examen y piensas "¡solo un par de días más y habría venido con la seguridad suficiente!". 5 años después, curiosamente, esa sensación que se experimenta al cumplir 20 años la vuelvo a sentir. "¿Ya este número? ¿Cuánto rato llevo durmiendo? ¡Llego tarde y no estoy lista!"
Seguramente, en parte influye el hecho de haberme cambiado de uni y estar con compañeros 3 años más pequeños que yo, lo cual te hace ser aún más consciente de que, oye, llevas nada menos que 3 años de más encima. No te engañes, no te camufles.
"Ni que fuera tanto, ¡exagerada!", pensarán muchos. Quizás no lo es, objetivamente. Pero para mí, personalmente... significa bastante. No me malinterpretéis, me encantan los cumpleaños (aunque cada vez los celebre menos), pero siempre me ha costado aceptar el tener que crecer, tener que alejarte un pasito más de donde estás ahora, tan cómodo y seguro. Nunca me siento preparada, nunca. 

Y para más inri, soy la mayor de 3 hermanos. Soy la primera en pisar tierras desconocidas en cuanto a edad se refiere. En cambio, para ellos, llegar a cierta edad es como llegar a un apartamento donde ya está todo decorado y adaptado a sus necesidades. Nada les viene de nuevo, nada les intimida. Incluso creo que, seguramente, aun si fueran los mayores, tampoco sentirían ese miedo. Por su forma de ser, más que nada. El carácter de cada uno juega un papel importante en cuanto a "atreverse" o enfrentarse a lo desconocido, y ellos son bastante "echados para adelante", así que no tendrían problema. 

¿Adivináis cómo soy yo?
Exacto: todo lo contrario. 

A veces pienso que la cigüeña se equivocó al traerme a mí primera xD Ya con 4 años lo pensaba, mientras miraba desde el patio de preescolar a los del patio de primaria. "Ojalá tuviera un/a hermano/a que viniera a saludarme en la hora del patio...". 

Eran rejas parecidas a estas, separando los dos patios
Veía a mis compañeros y sentía mucha envidia e impotencia, sobre todo cuando, años después, me dieron la noticia de que tendría una hermana. Me alegré, mucho, pero también sentí presión por cumplir ese papel (sí, cuando te nombran "hermana mayor" piensas cosas así hasta con 4 años, que es cuando me pasó a mí, jaja). También es cierto que, a medida que creces junto a tus hermanos (y si tampoco hay tanta diferencia de edad), al final hay momentos que olvidas que eres el mayor y simplemente juegas. Pero la realidad vuelve a darte una colleja cuando los padres se van un rato fuera de casa y te dejan al mando, cuando tienes que vigilar a tus hermanos en el parque en vez de jugar sola o con tus amigos, cuando tienes que dar explicaciones cuando alguno llora (y piensan que es tu culpa), cuando los profesores te dicen si tus hermanos hacen esto o lo otro, o cuando tus padres dicen "hacedle caso a ella, que es la grande". 
Grande
Esa palabra que se repite hasta la saciedad entre hermanos (y que, curiosamente, ansían apropiarse los más pequeños). Esa palabra que, cuando cuando nace alguno de tus hermanos, te la repite toda tu familia. "¡Ahora eres la mayor!", "¿Quién eres tú? ¡La grande!"
Grande
¿Qué es ser grande? ¿Por qué tengo que serlo sin que me dejen opinar? ¿Por qué tengo que ser grande con 4 años, con 8 o con 10?

Cuando eres inseguro, 'grande'... es lo último que quieres ser.

"Yo no quiero ser la mayor, ¡que lo sea otro!"
Por suerte, cuando era más pequeña tenía primas adolescentes y nos veíamos mucho, así que para mí cumplían un poco ese papel. Pero solo por un rato, al volver a mi casa desaparecía el efecto.
Y mientras tanto, en el colegio... todas mis amigas soñaban con crecer. Todas las horas del patio jugábamos a papás y a mamás versionado 34983 veces. 
¿Adivináis qué papel hacía yo?

De hija. 
De hija pequeña.
O de perro, jaja.


Dejando ya de lado la infancia y volviendo a los 25, otra vez me han vuelto a sorprender sin estar lo suficientemente preparada. Aunque, ¿es que alguien lo está, realmente? ¿Alguien tiene previsto lo que hacer a cada edad?
En realidad no. Pero mi cabeza no puede evitar darle vueltas, como siempre. Sobre todo cuando a tu alrededor empiezas a ver a personas conocidas dando el salto al mundo adulto. Compañeros del colegio o de la UAB (mi primera uni) con trabajos consolidados (o casi), con máster/es hecho/s, estancias en el extranjero, y hasta familias en camino. Familias formadas por ellos, lo que (en la mayoría de los casos) conlleva boda, emancipación... ¡¡bebés!! (si es que quieren ser padres, claro).
La vida te da una bofetada a través de los demás, aunque ellos no lo hagan conscientemente.
Y aunque los tuyos quieran "consolarte" con lo de "no hay prisa", "hoy en día es diferente", "ya tendrás tiempo", "lo primero es lo primero (estudiar)" o "ya te llegará cuando menos lo esperes"... el 25 sigue ahí, mirándote, en silencio. Esperando a que le digas algo, saber si tienes pensado qué hacer ahora que va a estar un año viviendo contigo.

Si el 25 tuviera cara, sería esta
No obstante, con los años he aprendido algo que a veces se me olvida, como en estos momentos (tras cumplir años). Así que, qué mejor momento que recordarlo: la edad solo es un número. Tú sigues siendo tú. Y la velocidad de tu vida no la marcan los de tu alrededor (o los que sueles tener de referencia). Cada uno tenemos nuestro ritmo de vida, tanto diario como a largo plazo, y aunque suene a cliché, hoy en día no tenemos que preocuparnos por "llegar tarde" a ningún sitio o momento en concreto, porque literalmente "nunca es tarde si la dicha es buena" (en la mayoría de casos, al menos). Mientras tengamos la voluntad de seguir adelante y vivir cada año con la intención de ser mejores que en tiempos pasados (ayer mismo), no importa tanto si el resto tarda más o menos en llegar. 

Es más, por mucho que ya no seas un adolescente, puedes tener los gustos que quieras, todos son válidos y nadie puede vetarlos solo por tener X años. Gracias a Internet cada vez se tiene esta idea más asumida, porque ves a gente de todas las edades compartiendo gustos de todo tipo. 
Y es genial~

Otra cosa que he aprendido es que... ¡siempre hay gente maravillosa esperando a ser descubierta! Pasen los años que pasen, siempre hay personas que contribuyen a que el nuevo año que empiezas sea mejor (y de la misma manera tú puedes afectar a sus vidas). Ya solo por eso merece la pena seguir intentando vivir con optimismo. 
Si de algo me siento agradecida es precisamente de eso, de las personas que forman parte de mi vida cada año, tanto si ha sido breve como si tienen pensado quedarse. Y cuando se quedan es tan... ¡emocionante...! A la vez que un reto, porque la amistad no es algo que sobreviva por si solo. Hay que poner de tu parte, especialmente si es una que vale la pena y que ves que tiene una profundidad potencial. Hay que CUIDARLA, y a diario. Porque da igual las carreras que te saques, los viajes que hagas y los caprichos que te des. Si no tienes personas importantes en tu vida con quien compartir momentos o pensamientos, al final nada tiene sentido.

Y me avergüenza admitir que yo no siempre he tenido el cuidado suficiente con mis amistades este año... 
No quisiera excusarme, pero echando la vista atrás, me doy cuenta de que realmente si no lo he sabido ver a tiempo ha sido porque también me dejé bastante desatendida a mí misma. No totalmente, sino a mi lado más abstracto e invisible: a mi mente, a mi salud mental. Quizás fue todo un poco, el último año de carrera, los planes de futuro inciertos, los nervios, el estrés, el miedo a perder antes de llegar a la meta... Quizás por eso no quise "sobreesforzarme" con nada que no fuera lo principal en ese momento. Me dejé llevar por el "si no te gusta, eres libre de marcharte, no te voy a retener". Y aunque considero que es bueno dar cierta libertad, si termina desembocando en dar la impresión de falta de interés, tampoco está bien.
Ha habido momentos que me he planteado seriamente si sé conservar alguna amistad, porque parecía que a la larga o acabo estropeándolo, o se desvían nuestros caminos (inevitablemente). Me lo he planteado varias veces, así como darme un tiempo estando alejada de todo el mundo para volver y empezar de cero.
Pero justo antes de decidir dar el paso, en esos momentos previos a la acción... algo me decía, "espera".
No solo eso: "espera, y recupera a esas personas que tanto te aprecian antes de que sea demasiado tarde".

Cuánto me alegro de haber escuchado a esa vocecilla. 

Porque tampoco es que haya tenido que hacer un esfuerzo sobrehumano. Simplemente hacía falta cambiar el chip y recordarme a mí misma y a los que me importan que quiero que se queden, aunque no siempre haya sabido demostrarlo. Solo bastan unas palabras, y quien realmente te conoce, las entiende~ 

Quizás no lo he dicho, pero a pesar de los momentos alejados, os estaba observando en la distancia, asegurándome de que estabais bien.
A partir de ahora no me limitaré a eso :)
Aunque Internet quiera hacernos creer que solo con "likes" y "retweets" basta para interactuar, no voy a hacerle caso, porque no es así. No reduzcamos algo tan grande como es la amistad a un simple clic.

¡Agradezco tanto la paciencia y aprecio de los que puedo llamar amigos...! Lo curioso es que no siempre es el mismo número, no siempre es la misma intensidad ni se viven siempre la misma cantidad de momentos. Pero todas esas personas deciden compartir una parte de su vida con nosotros, y eso es muy importante.
Y bueno, luego también los hay que se quedan, de alguna manera. Año tras año. Y... es demasiado 💖


Por no ir más lejos, a pesar de que hace años que no organizo cumpleaños propiamente dichos, pensaba que los 25 debía de hacer algo un poco más "especial". Estuve pensándolo semanas antes, pero al final... me dejé llevar por la pasividad de "es otro día cualquiera, al fin y al cabo. Sé agradecida de que haya gente que se acuerde de felicitarte". Iba con esa mentalidad, con un agradecimiento REAL, pero con una actitud general conformista.

Y aun así...

Me llevé MUCHO más de lo que esperaba. Algunos del grupo de mis amigos de la familia, además de invitarme a cenar, traer bizcocho con velas y globos con el número 25, me hicieron una cena sorpresa y me regalaron esto:

El libro es el regalo conjunto, lo de LUSH es de parte de mi hermana

Esta es la bath bomb que me cogió~

Muchas gracias a mi querida amiga Lizz por organizarlo todo T_T 💖


Mi querida amiga Raquel también me dio una sorpresa, y fue a través de Steam:

¡Me emocionó un montón! ToT<3 td="">

¡Y ayer vi a dos amigos más y también me regalaron tanto la comida como unos detalles de lo más bonitos!





Ri-quí-si-mo



Y mis padres, a pesar de tantos años y de estar faltos de ideas, también contribuyeron~
Mi padre me dio dinero y mi madre fue a comprar esto:

Lo envuelto es una camiseta blanca, para ver si conjuntaba con una falda que tengo xD
¡Y también cocinó un menú especial! Pasta al horno gratinada con bechamel y bolas de hojaldre rellenas de carne:



Por "me llevé MUCHO más de lo que me esperaba" no me refiero a regalos, precisamente.

Me refiero a tiempo.

Tiempo que personas decidieron pasar conmigo o dedicarme a través de mensajes o audios. 
Me sentí MUY agradecida por tantos regalos, no esperaba tantos... Pero de nuevo, lo que más me emocionó fue ver que hubo quien quiso dedicarme un poco de su tiempo en un día como este.
Me sentí muy afortunada y querida. En un día entendí lo que significaba realmente cuidar de las amistades, de las que valen la pena. En estar presentes a pesar de pasar por tramos más difíciles. En no ver el distanciamiento como la única y definitiva solución. En realmente luchar por las personas que valen la pena, y apreciar que decidan quedarse y apreciarte.

Gracias, de corazón 💖
Sigo emocionada días después y prometo que tendré siempre presente todo lo que significáis para mí y lo que aportáis en mi vida. ¡Me esforzaré para aportar cosas buenas también en la vuestra!

Gracias por haberos quedado. 
Y si en un momento dado se separan nuestros caminos, que sea porque la vida nos tiene preparados planes emocionantes, lo único que en sitios distintos. Yo os seguiré recordando, y siempre tendréis las puertas abiertas.


No quería hacer una reflexión taaaan larga y mucho menos hablar de temas más allá del número 25 (¿de qué me sorprendo a estas alturas...?), pero mientras escribía he llegado a la conclusión de que... 25 años es un buen momento para dar comienzo a un nuevo capítulo. 
Es un buen momento para coger errores del pasado, reconocerlos y extraerles la lección correspondiente para actuar mejor esta vez. 

Todo empieza a partir de ahora.

No dejaré de ser yo, pero como cada año, seguiré moldeando mi forma de ser en la medida de lo posible para poder seguir mejorando como persona. Me esforzaré~



Por cierto, como cada año, IU parece ser que saca una canción acorde a los años que cumplo, me identifico con casi todo lo que dice, jaja
Os invito a escuchar la canción que habla de los 25, titulada Palette (¡activad los subtítulos!)


I think I know a little bit about myself now
(Still have a lot to say)

[...]
Past twenty, not yet thirty
In between, right there
When I’m not a kid or an adult
When I’m just me
I shine the brightest
So don’t get scared when darkness comes


Muchas gracias por leer, especialmente a los que lo hacéis porque realmente sois personas importantes para mí y no un lector más ^^
¡Espero que podamos seguir compartiendo más años juntos!
¡Nos vemos!


(Dejo aquí la reflexión que hice meses después de cumplir 20, por si tenéis curiosidad)